4. MEDIDAS TÉCNICAS DE PROTECCIÓN CONTRA EXPLOSIONES:

Se entiende por medidas de protección contra explosiones todas las medidas que:

 
Impiden la formación de atmósferas explosivas peligrosas,
Evitan la ignición de atmósferas explosivas peligrosas o
Atenúan los efectos de explosiones hasta asegurar la salud y seguridad de los
trabajadores.

4.1 PREVENCIÓN DE ATMÓSFERAS EXPLOSIVAS PELIGROSAS:

4.1.1 Sustitución de las substancias inflamables

Un modo de reducir el uso de substancias inflamables consiste en sustituir disolventes
o productos de limpieza inflamables por soluciones acuosas.
Si se tratara de polvos, también es posible aumentar el tamaño de partícula de las substancias utilizadas; de este modo se evita la formación de mezclas explosivas.

4.1.2 Limitación de la concentración

La concentración de gases y vapores normalmente se puede limitar haciendo uso de
recipientes específicamente pensados para dicho cometido.

4.1.3 Inertización

La inertización consiste en diluir el oxígeno del aire en el interior de instalaciones o el
combustible con substancias que no sean químicamente reactivas (normalmente Nitrógeno o vapor de agua).


Por regla general, la inertización con gases sólo se aplica en instalaciones cerradas.

4.1.4 Prevención  de la formación de atmósfera explosiva en las inmediaciones de instalaciones

 

 

No siempre se consigue evitar la fuga de substancias inflamables y la consiguiente
formación de atmósferas explosivas.

En estos casos es importante mantener una adecuada ventilación del recinto. 

Los depósitos de polvo peligrosos pueden evitarse realizando una limpieza periódica del lugar de trabajo. 

Para ello, resulta muy ventajoso la limpieza en mojado y el desempolvado por aspiración. Deben evitarse métodos de limpieza que produzcan arremolinamiento de polvo, o generen electricidad estática.


Para el aspirado de polvos inflamables se emplearán exclusivamente aspiradores construidos de modo que no puedan constituir una fuente de ignición.

4.1.5  Utilización de aparatos detectores avisadores de gas

 

 

 

Por último se utilizarán aparatos detectores de gas. Es importante tener en cuenta que los detectores deben estar homologados para el uso concreto en atmósferas potencialmente explosivas y llevar la marca correspondiente. “Ex”

4.2 PREVENCIÓN DE LAS FUENTES DE IGNICIÓN:

 

 

Existe una gran variedad de  fuentes de ignición (superficies calientes, chispas mecánicas, chispas eléctricas) normalmente asociadas a los trabajos en caliente.

 

 


La realización de estos trabajos en zonas susceptibles de contener una atmósfera explosiva sólo debe realizarse cuando se obtenga el correspondiente “permiso de trabajo”. En él se contemplarán las medidas de protección y prevención necesarias,  así como los pasos a seguir para realizar las operaciones de forma segura.

Las principales fuentes de ignición son:

 


Superficies calientes (es decir, calefacciones, determinados materiales eléctricos o tuberías calientes…) las cuales  pueden alcanzar la temperatura de ignición de la atmósfera explosiva provocando un incendio. Las llamas y gases calientes que están consideradas entre las fuentes de ignición más efectivas por lo que se evitarán las llamas desnudas ocasionadas por trabajos de soldadura o fumar.

 

Chispas de origen mecánico en operaciones que implican fricción, choque o abrasión en las cuales se pueden desprender chispas provocando la ignición de gases y vapores inflamables. En los trabajos que puedan producir la proyección de chispas (p. ej. soldadura, corte, amolado) debe preverse un apantallamiento adecuado. 

 

 

Reacciones químicas exotérmicas: Determinadas substancias químicas, al
reaccionar entre si, generan el calor suficiente para inflamar una atmósfera explosiva 

 

 

Material eléctrico. En relación con las fuentes de ignición se pueden dar, tanto
por superficies calientes como por chispas eléctricas,  resultantes de la apertura de un circuito eléctrico y por corriente de compensación. 

 

Y por último la electricidad estática:

En condiciones operativas habituales pueden producirse descargas de electricidad estática con capacidad de ignición. Para evitarlo se tomarán medidas de protección tales como poner a evitar tierra los objetos e instalaciones conductoras, llevar calzado antiestático,
materiales de escasa conductividad eléctrica , etc. 

4.3  LIMITACIÓN DE LOS EFECTOS DE LAS EXPLOSIONES (PROTECCIÓN MEDIANTE CONSTRUCCIÓN RESISTENTE):

A pesar de tomar las medidas de precaución necesarias, no siempre se puede garanti
zar la prevención contra formaciones de atmósferas explosivas en cuyo caso las medidas a tomar irán encaminadas a limitar los efectos de la potencial explosión. 

 

Algunas de las medidas a tener en cuenta son:

• La construcción resistente de las partes de instalaciones, tales como recipientes, aparatos o tuberías, de tal modo que, en caso de explosión en su interior, resistan sin romperse... 
• Colocación de dispositivos de supresión de explosión. En caso de explosión, los dispositivos de supresión de explosiones actúan por inyección rápida de productos de extinción en recipientes e instalaciones. 

•Por último es posible prevenir la propagación de la explosión mediante, entre otras medidas, el aislamiento mecánico rápido, la inyección de agentes extintores o  detención de las llamas mediante fuerte contracorriente.