6. Higiene de los manipuladores.

Para  evitar  los  riesgos  que  puedan   aparecer,   debemos   tener  en  cuenta   distintas actividades  de  prevención,  que  nosotros  como  manipuladores  podemos  y  debemos realizar. Una de ellas es mantener una correcta higiene en el puesto de trabajo, la cual explicaremos más detalladamente a continuación.

 

Esta higiene por parte de los manipuladores  englobaa distintos ámbitos, lo cual quiere decir que el manipulador deberá cuidar:

 

a.  Su salud

b.  La higiene personal

c.  La indumentaria o ropa de trabajo

d.  Deberá tener hábitos higiénicos respecto a los alimentos

 

Si cumple todo ello llevará a cabo unas buenas prácticas de manipulación.

 

a.  Su salud

Deberán cuidar su salud, y en caso de estar enfermos deberán comunirselo  al superior lo antes posible, para que ellos determinen si su gravedad puede afectar a los alimentos o no.

 

Si  tenemos  náuseas,  vómitos,  fiebre,  diarrea,  afecciones  graves  de  la  piel,  o síntomas  de  una  enfermedad  de  transmisión  alimentaria  no  podremos desempeñar  nuestra  labor en el puesto  de trabajo  de forma temporal,  hasta su completa recuperación, y es importante que se avise de ello lo antes posible.

 

Si tiene cortes o heridas en las manos habrá que desinfectarlas, y después cubrirlas con vendajes impermeables  (o tiritas) que cubriremos  con guantes, para que no puedan desprenderse  y caer al alimento. Así evitaremos que los microorganismos de la herida contaminen los alimentos.

 

b.  Higiene personal

Las fuentes de transmisión de microorganismos  más frecuentes son a través de las manos, la boca, las mucosas, y el intestino.

Por ello, hay que mantener un alto grado de higiene personal, que incluye como mínimo  ir  duchado  a  trabajar  (agua  y  jabón),  con  el  pelo  limpio,  lavarse  los dientes, y llevar las as cortas y limpias.

 

c.  Ropa de trabajo

La ropa de trabajo será exclusiva del trabajo y manipulación de alimentos, y será preferiblemente de colores claros. Deberá estar limpio y cuidado, y no deberá salir con él a la calle ni a lugares donde pueda contaminarse.

En el caso de salir a otros lugares, deberá cambiarse la ropa de trabajo por ropa de calle.


 

El gorro o redecilla deberá cubrir totalmente el pelo para impedir que éste caiga sobre los alimentos.  También  sirve para que no nos toquemos  el pelo y después toquemos el alimento… y tanto hombres como mujeres deberán llevar dicho gorro o redecilla.


 

No está permitido llevar objetos personales mientras se va a manipular alimentos, por ello joyas, pendientes,  relojes,  colgantes,  pulseras,  anillos,  piercings,  etc se quitarán antes de empezar la jornada laboral. Esto se explica porque los objetos acumulan suciedad que puede pasar al alimento, también pueden caerse al alimento  y  llegar  al  consumidor   final,  e  incluso  pueden  producir  accidentes laborales por engancharnos con ellos mientras trabajamos.

 

En caso de necesitar  guantes para trabajar, se mantendrán  limpios y sin roturas. Aunque se lleven guantes también hay que lavarse las manos antes de ponerlos, y mantener el mismo cuidado que si no se llevaran.

 

d.  Hábitos higiénicos

Hay  determinadas  actividades  que  están  prohibidas  en  el  puesto  de  trabajo como: fumar, masticar chicle, comer en el puesto de trabajo, toser, estornudar o sonarme sobre los alimentos, incluso hablar encima de ellos hace que caigan los microorganismos que tenemos en la saliva.

 

Si vamos a sonarnos, se utilizarán papeles de celulosa de un solo uso, y nunca se guardarán en la ropa de trabajo.

 

Uno  de  los  hábitos  más  importantes  a  la  hora  de  trabajar  de  manipulador  de alimentos  es  el  correcto  LAVADO  DE  MANOS.  En  las  manos  tenemos  un  gran mero  de  bacterias,  que  podemos  pasar a  los  alimentos,  por  ello,  si  nos lavamos bien las manos y en el momento adecuado evitaremos gran mero de enfermedades de transmisión alimentaria.

 

Hay que lavarse las manos con agua caliente y jabón bactericida, frotando bien entre los dedos, y con un cepillo de manos limpiaremos entre las as. Después nos secaremos con papel de un solo uso y nunca con aire.

 

El lavado de manos será frecuente  y hay ocasiones donde es obligatorio lavarse las manos:

 

o   Al comienzo de cada jornada laboral y cada vez que interrumpa el trabajo o   Después de tocar alimentos crudos (para evitar la contaminación cruzada o   Antes de manipular alimentos cocinados (evitar contaminación cruzada)

o Después de ir al aseo

o Después de manipular basura o desechos de alimentos.

o Después de utilizar un pañuelo para toser, estornudar o sonarse

o Después de comer

o Después de cobrar al cliente

o Después de fumar