7. TRABAJO EN ESPACIOS CONFINADOS:

Curso P.R.L. Espacios Confinados

Pulsa sobre la imagen para ir al curso (si lo tienes contratado) si no puedes seguir con el curso de Espacios Confinados


Muchas veces, las atmósferas explosivas se pueden producir en espacios cerrados o
espacios confinados, como pozos, silos, depósitos, etc. 
 
Pero en estos recintos, además de atmósferas explosivas, pueden aparecer otros riesgos graves para el trabajador (falta de oxígeno, presencia de gases tóxicos, etc.) 
 
Se entiende por espacio confinado cualquier espacio con aberturas limitadas de entrada y salida y ventilación natural desfavorable, en el que puedan acumularse contaminantes tóxicos o inflamables, o tener una atmósfera deficiente de oxígeno (cisternas y pozos, silos, furgones, alcantarillas, túneles, fosos, etc.). 
 
El motivo principal por el que se accede a estos espacios es el de efectuar trabajos de
reparación, limpieza, construcción, pintura e inspección, sin olvidar otra gran razón
como es la de realizar operaciones de rescate en su interior.   
 
Un 60% de las muertes ocurren durante el auxilio inmediato a las primeras víctimas. 
 

Medidas básicas de prevención

A continuación, exponemos las medidas básicas de prevención que deben tenerse en
cuenta para evitar estos accidentes, haciendo especial incidencia en las operaciones
de salvamento.

  •  No entrar bajo ningún concepto en un recinto confinado si no se dispone del
    correspondiente PERMISO DE TRABAJO, verificando que está cumplimentado
    correctamente. Debe indicar que se han adoptado todas las medidas necesarias para evitar un accidente, al igual que las condiciones de seguridad en que debe realizarse el trabajo.

Medir la atmósfera interior con instrumentos adecuados para determinar la
concentración de oxígeno, sustancias tóxicas o sustancias inflamables. Si se
detectan niveles peligrosos, antes de acceder al recinto, se deberá realizar la
ventilación, limpieza o purgado de la atmósfera. 

• Si el nivel de oxígeno es inferior al 18%, se deberá realizar el trabajo con equipos
respiratorios semiautónomos o autónomos. El aire contiene cerca de un 21% de
oxígeno y por debajo del 19,5% pueden empezar síntomas de asfixia.

  • Realizar mediciones continuas desde el exterior mientras haya personas en el
    interior del recinto, ya que las condiciones pueden variar. Por ejemplo, se pueden
    generar nuevos contaminantes debido a los trabajos realizados.

• Comprobar que los equipos de protección personal responden a las necesidades
del tipo de trabajo (arnés de seguridad, equipos de protección respiratoria, longitud de la cuerda de sujeción con el exterior, ropa y calzado, etc.) y están en buenas condiciones de uso.

• Colocar, obligatoriamente, la señalización indicada (“peligro en instalaciones” o
“equipos fuera de servicio”) en el exterior del espacio confinado y próximo de la
boca de entrada.

 •Establecer, obligatoriamente, una vigilancia continuada desde el exterior mientras
se realizan las operaciones de trabajo. El equipo designado debe estar formado para actuar ante una emergencia.

Asegurar la propia seguridad antes de intentar el rescate de una persona accidentada que esté inconsciente por asfixia o por intoxicación aguda. Recordemos que la mayoría de las muertes se producen por intentar el rescate sin los medios adecuados.

• Establecer sistemas de comunicación oral o visual continua entre las personas que
trabajen en el interior y las que estén en el exterior, mediante emisores-receptores
o señales convenidas.

Formar e informar a las personas que trabajan para que sean capaces de identificar lo que es un espacio confinado y la gravedad de los riesgos. 

Normalizar procedimientos de trabajo cuando se realizan repetidamente en
espacios confinados y simular, de forma periódica, situaciones de rescate y
emergencia.